Sin liquidez, ¿podemos no pagar la indemnización por despido objetivo?

17Jun

Sin liquidez, ¿podemos no pagar la indemnización por despido objetivo?

Queremos hacernos eco en este artículo de un hecho, el cual el Tribunal Supremo recuerda una vez más y que es conocido y de larga consolidación jurisprudencial a lo largo de los años (ya en doctrina desde el año 2005), como es el hecho de probar la falta de liquidez por parte de las empresas a la hora de no poner a disposición la indemnización en los despidos objetivos por causas económicas, siendo éstas las que han de aportar aquellos medios de prueba necesarios que acrediten dicha situación.

 

En base a ello, la reciente Sentencia de la sala de lo social del alto tribunal de 25 de marzo de 2017, siguiendo la doctrina ya apuntada de la STS de 25/01/2005, ha analizado nuevamente esa falta de puesta a disposición de la indemnización por despido en base a la falta de liquidez que se pueda derivar de la mala situación económica para justificar el despido, con el soporte legal que le otorga el artículo 53.1 b) del vigente Estatuto de los Trabajadores, el cual ampara la falta de puesta a disposición de la indemnización por despido por causas del art. 52 c), con alegación de causa económica, siempre que dicha circunstancia se haga constar en la comunicación escrita de la decisión extintiva por parte de la empresa.

 

Para el Tribunal Supremo la carga de la prueba a la hora de acreditar esa falta de liquidez incumbe al empresario por ser éste quien tiene de una mayor facilidad y disponibilidad de toda la información relativa a ese extremo. Concretamente se expresa la sala cuarta del tribunal, haciendo alusión a la sentencia de 25/01/2005, en estos términos: “…no cabe duda de que es la empresa y no el trabajador quien tiene la mayor disponibilidad de los elementos probatorios acerca de la falta de liquidez de aquella., situación ésta que es independiente y no necesariamente coincide con la mala situación económica. Al alcance de la empresa se encuentra la pertinente documentación (amén de otros posibles elementos probatorios tales como la pericial contable, testifical a cargo del personal de contabilidad, etc.) de cuyo examen pueda desprenderse la situación de iliquidez”.

 

Además, se habla en la sentencia de que “la falta de efectivo para poner a disposición la indemnización no siempre podrá acreditarse a través de una prueba plena, aunque sí que se podrá adverar introduciendo determinados indicios, con apreciable grado de solidez, acerca de esa realidad”. De este modo, esos indicios habrán de considerarse suficientes, y en tal caso, sería el trabajador quien debiera neutralizar y destruir dichos indicios, todo ello en base al artículo 217 apartado 3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (STS de 21/12/2005).

 

En resumen, la sala IV del tribunal entiende que no es necesario que la empresa acredite de una manera exhaustiva la existencia de esa falta de liquidez. La empresa, en el caso que se enjuicia, introdujo en todo el proceso indicios y elementos de juicio lo suficientemente consistentes sobre la mala situación financiera de modo que en el momento de la entrega de la comunicación escrita se hacía inviable la puesta a disposición de la indemnización legalmente tasada. Algunos de estos elementos indiciarios fueron, entre otros, la pérdida de clientes, el impago de créditos pendientes, el volumen de la deudas, el saldo bancario a la fecha de la comunicación, etc, por lo que en base a todo ello entiende el tribunal que el despido deviene en procedente sin haberse producido la vulneración del artículo 53.1 en cuanto a la obligación de abono de la indemnización por despido, apuntando la sentencia la expresión literal “se aplicó el precepto con absoluta corrección”.

  • footer_logo
  •   C/ Avellanas, 22 46003 Valencia (España)
  •   96 392 05 27
  •   96 392 05 27

Boletín de noticias


Suscribase a nuestro servicio gratuito de noticias introduciendo su dirección de correo electrónico.
Joomla Extensions powered by Joobi