Los arrendamientos de vivienda están sujetos a ITP

15Jul

Los arrendamientos de vivienda están sujetos a ITP

Aunque muchos contribuyentes lo olvidan, los arrendamientos de vivienda están sujetos a ITP: algunas comunidades autónomas están reclamando dicho impuesto.

 

Los arrendamientos de locales, naves, despachos o plazas de aparcamiento están sujetos al Impuesto sobre el Valor Añadido, por lo que no tributan por el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales al existir incompatibilidad entre ambos impuestos.

 

Sin embargo, el arrendamiento de viviendas está exento de IVA, por lo que sí está sujeto a ITP. Esta circunstancia hay que tenerla en cuenta, ya que muchos contribuyentes olvidan esta norma.

 

En un contrato de alquiler de vivienda, el impuesto corre a cargo del inquilino y éste se calcula de la siguiente manera:

 

- Base del impuesto: se toma como base la renta a pagar durante toda la duración del contrato, y si no consta el plazo, se computan seis años. Si el contrato tiene por objeto satisfacer la necesidad permanente de vivienda del inquilino, se debe de considerar una duración mínima de tres años, aún cuando se haya firmado un plazo inferior.

 

- Cuota de impuesto: la cuota se calcula según una tarifa especial recogida en la ley, salvo que la comunidad autónoma en la que radique el inmueble tenga tarifas propias, y su coste no es muy elevado. Por ejemplo, para un contrato de tres años con una renta mensual de 500 euros, 18.000 euros en total, la cuota es de 72,02 euros.

 

Si finalizado el plazo inicial los firmantes acuerdan que el contrato continúe vigente, el impuesto debe liquidarse nuevamente, calculando la base según las rentas que vayan a satisfacerse a partir del momento de la prórroga.

 

Se puede liquidar el impuesto mediante timbres, adquiriendo en un estanco el impreso normalizado de contrato y complementándolo con timbres, o insertando directamente los timbres en el documento privado que haya firmado, aunque en algunas comunidades la única forma de pago de impuesto es liquidarlo presentando el modelo 600 en la oficina liquidadora correspondiente.

 

Si el inquilino, como sujeto pasivo, recibe una liquidación provisional del ITP, debe comprobar si liquidó el impuesto con timbres, y si es así, justificarlo frente a la administración para que anulen la liquidación.

 

Si se es propietario, sólo le notificarán la liquidación si el inquilino es insolvente, ya que los propietarios son responsables subsidiarios del pago del impuesto. En ese caso, se debe verificar el expediente y oponerse al pago si observa que Hacienda no ha "perseguido" suficientemente el patrimonio del deudor principal.

 

Si el inquilino no liquidó el ITP, puede ser que se reciba esta liquidación provisional donde además, se liquidarán intereses de demora y una sanción mínima del 50% de la cuota no ingresada. Para evitarlo, hay que presentar el modelo 600 antes de que la administración le notifique, en cuyo caso Hacienda sólo le girará los recargos por declaración extemporánea, cuyo importe máximo es el 20% del importe ingresado más intereses.

  • footer_logo
  •   C/ Avellanas, 22 46003 Valencia (España)
  •   96 392 05 27
  •   96 392 05 27

Boletín de noticias


Suscribase a nuestro servicio gratuito de noticias introduciendo su dirección de correo electrónico.
Joomla Extensions powered by Joobi