Valor de la prestación de servicios por un socio profesional

08Abr

Valor de la prestación de servicios por un socio profesional

El artículo 27 de la Ley del IRPF regula los rendimientos obtenidos por actividades profesionales a través de sociedades interpuestas.

 

El mencionado artículo establece que los rendimientos obtenidos por personas físicas en el desarrollo de actividades incluidas en la Sección Segunda de las Tarifas del Impuesto sobre Actividades Económicas, o actividades profesionales, a través de una sociedad de la que sean socios dejan de ser considerados rentas del trabajo, para pasar a tener la consideración de rendimientos de actividades económicas, siempre que el socio persona física esté incluido en el régimen especial de autónomos de la Seguridad Social o en una mutualidad de previsión social.

 

A través del citado artículo 27 de la Ley del IRPF se establece una nueva regulación para la obtención de rendimientos por parte de los socios profesionales, con independencia del porcentaje de participación que tenga el socio trabajador en la sociedad, aunque la existencia de un porcentaje de participación del 25% o superior, puede tener importantes consecuencias en el ámbito de la valoración fiscal de las operaciones desarrolladas entre socio y sociedad, ya que es ese el límite que se ha establecido para considerar aplicable las reglas de valoración a precios de mercado establecidas para las operaciones vinculadas.

 

A este respecto hay que tener en cuenta el supuesto regulado en el artículo 18.6 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, que establece una regla especial de valoración para las prestaciones de servicios realizadas por los socios profesionales personas físicas a sociedades vinculadas, en el sentido de que se podrá considerar que el valor convenido entre las partes coincide con el valor de mercado, siempre que:

 

√ Más del 75% de los ingresos de la entidad procedan del ejercicio de actividades profesionales y cuente con los medios materiales y humanos adecuados para el desarrollo de la actividad.

 

√ Que la cuantía de las retribuciones correspondientes a la totalidad de los socios-profesionales por la prestación de servicios a la entidad no sea inferior al 75% del resultado previo a la deducción de las retribuciones correspondientes a la totalidad de los socios-profesionales por la prestación de sus servicios.

 

√ Que la cuantía de las retribuciones correspondientes a cada uno de los socios-profesionales cumplan los siguientes requisitos:

 

• Se determine en función de la contribución efectuada por estos a la buena marcha de la entidad, siendo necesario que consten por escrito los criterios cualitativos y/o cuantitativos aplicables.

 

• No sea inferior a 1,5 veces el salario medio de los asalariados de la entidad que cumplan funciones análogas a las de los socios profesionales de la entidad. En ausencia de estos últimos, la cuantía de las citadas retribuciones no podrá ser inferior a 5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM).

 

Este sistema de valoración trata de evitar de que a través de sociedades profesionales interpuestas se consiga por parte de los socios trabajadores una menor tributación efectiva, aprovechando el menor tipo impositivo aplicable en el Impuesto sobre Sociedades respecto de los marginales del IRPF.

 

De esta forma aquellas personas físicas que son socios de entidades que prestan servicios profesionales y que vienen cotizando a la Seguridad Social como autónomos por las funciones que desempeñan en la sociedad donde participan, deben considerar la retribución obtenida como consecuencia de su relación profesional con la sociedad como un rendimiento de actividades económicas y no como un rendimiento del trabajo personal.

 

Así pues, los socios profesionales tendrán que emitir facturas a la sociedad por los trabajos desarrollados con la entidad en la que son socios o partícipes, y tendrá que evaluarse la obligación de realizar la correspondiente repercusión del IVA por parte del socio, en el caso de que se den las notas de independencia y riesgo económico en la gestión necesarias para poder considerar que su actividad se encuentra sujeta al Impuesto.

 

Al tratarse de rendimientos de actividades económicas los socios profesionales tienen que darse de alta en el censo de empresarios, estando obligados a presentar declaraciones periódicas del IVA y/o pagos a cuenta en la medida en que cumplan los requisitos legales establecidos al efecto, además tener la obligación de llevanza de los libros registros de facturas emitidas y recibidas y de conservar los documentos soporte que justifican los ingresos y gastos relacionados con el desarrollo de su actividad económica.

 

Quizás una de las pocas notas positivas viene dada por la posibilidad que se abre para los socios profesionales de poder considerar los gastos incurridos en el desarrollo de su actividad económica a la hora de determinar el rendimiento neto sometido a tributación por este concepto.

 

  • footer_logo
  •   C/ Avellanas, 22 46003 Valencia (España)
  •   96 392 05 27
  •   96 392 05 27

Boletín de noticias


Suscribase a nuestro servicio gratuito de noticias introduciendo su dirección de correo electrónico.
Joomla Extensions powered by Joobi